sábado, 7 de julio de 2018

Kusuriya no Hitorigoto 23.

Buenos días a todos. Aquí tienen el de Kusuriya. Disfruten.

23.- Dedos.



Maomao terminó siendo atendida cuidadosamente tan pronto como regresó al Palacio de Jade.

Fue forzada, estupefacta, a cambiarse de ropa, y la arrojaron a un dormitorio vacío con un futón de clase alta. No a la habitación estrecha que solía usar.

El futón estaba hecho de algodón de clase alta, un mundo de diferencia con respecto al lecho habitual que acaba de amontonarse con esteras de paja.

"Mi cuerpo no se siente extraño, y ya bebí el antídoto".

A decir verdad, el antídoto no tenía sentido. Fue ese tipo de veneno.

"¿Qué estás diciendo? Después de eso, el ministro del gabinete que se lo comió está teeeriblemente mal. No hay forma de que él estuviera bien solo después de vomitar".

Infa puso preocupado el paño húmedo en su frente.

(¡Qué ministro del gabinete verdaderamente tonto!)

Debería haber vomitado correctamente como tratamiento inicial.

Incluso si tenía curiosidad, no podía irse de allí ahora, así que decidió cerrar los ojos ya que no había nada más que pudiera hacer.

Fue un día inútilmente largo.

Se despertó antes del mediodía, después de haber acumulado bastante cansancio.

Después de despertarse y cambiarse, decidió buscar a Honnyan.

(Pero antes.)

Regresó a su habitación para buscar el polvo facial que siempre usaba. Aunque es un polvo facial, no era el blanco puro que todos usaban, sino que era lo que siempre usaba para hacer sus pecas.

Frente al espejo de cobre pulido, aplicó el polvo, acariciando las áreas alrededor del tatuaje con las puntas de los dedos. Ella particularmente cubrió la parte superior de sus fosas nasales densamente.

(Debería ir sin nada en este momento)

Fue problemático tener que explicarlo una y otra vez.

Por el contrario, se preguntó si debería ocultar las pecas, pero a su manera es vergonzoso. Probablemente, ella terminará con ese tipo de reacción, como la vez que caminó por primera vez el camino de la mujer que se dice todo el tiempo. (no entiendo a qué se refiere, en el original en ingles dice que necesita arreglarlo)

Ella comió un pastel de luna de los aperitivos restantes ya que estaba hambrienta.

Honnyan estaba cuidando a la princesa en la casa de la Consorte Gyokuyou.

Al parecer, para no apartar la vista de la princesa que se arrastraba fuera de la cuna, se movió frente la parte superior de las sábanas para que no se cayera, usando una silla como soporte de apoyo para que no se caiga. 

"Me disculpo sinceramente por dormir demasiado".

Ella se inclinó profundamente.

"Hubiera estado bien si tomases un descanso hoy".

La Consorte Gyokuyou golpeó sus mejillas con expresión preocupada y ladeó la cabeza.

"Eso no puedo hacerlo. Por favor, dígame si hay algo que hacer".

Ella dijo algo así, pero en realidad, viendo que normalmente hacía sus propias cosas, entonces estaría bien si había algo o no.

"Tus pecas ..."

La Consorte Gyokuyou sacó a colación un tema que realmente no quería que mencionara.

"No me siento cómoda con ese tema, ¿así que podemos dejarlo así?"

"Tienes un punto."

Ella retrocedió sorprendentemente fácil.
Maomao se enfrentó a la consorte con una cara dudosa.

"Todos se acercaron preguntando quién diantres era esa criada. Fue espantoso".

"Me disculpo sinceramente".

"Esa cara es conveniente porque no es reconocible de un vistazo".

Ella había planeado ir pacíficamente, pero no parecía ser el caso.
¿Exactamente qué salió mal?

"Además, Gaoshun ha estado aquí desde esta mañana. Parecía tan libre que no sabía qué hacer, por lo que está fuera cortando los hierbajos para mí".

(Cortando los hierbajos….)

Como se esperaba de un hombre diligente, aunque ella estaba bastante segura de que él era un oficial significativamente alto. Seguramente, no había duda de que estaba apoderándose poderosamente de los corazones de las otras doncellas.

"¿Puedo usar la sala de estar?"

"Adelante. Lo llamaremos de inmediato".

La Consorte Gyokuyou se llevó a la princesa de manos de Honnyan.

Honnyan salió de la habitación para llamar a Gaoshun.

Hubiera sido más rápido si hubiera ido ella misma, pero la Consorte Gyokuyou le había detenido la mano. Y entonces ella se movió a la sala de estar.

"Esto es de Jishin-sama".

Gaoshun rápidamente la saludó tan pronto como llegó y colocó el paquete de tela sobre la mesa.

Ella abrió el contenedor plateado. Dentro estaba la sopa que se sirvió en la fiesta.

A Eela se le negó ayer, pero al final, cortésmente se lo compraron. Fue por su fiabilidad, así como también porque querían que verificara algo.

"Por favor, no te lo comas".

"No voy a comerlo".

(La plata se corroe severamente, después de todo)

Gaoshun probablemente no sabía la otra razón por la que no se lo estaba comiendo.

Él la miró, dudoso.

Maomao sostuvo el contenedor, teniendo cuidado de no tocarlo directamente, y lo miró con los ojos entornados.

No el contenido del contenedor, sino el contenedor en sí.

"¿Sosteniste esto con tus propias manos?"

"No. Solo mezclé el contenido potencialmente envenenado con una cuchara".

Estaba en contra de tocar cosas venenosas, así que para no tocarlo, lo envolvió con un paño.

Al oír eso, los labios de Maomao se curvaron.

"Ya veo. Espere un momento".

Maomao salió de la sala de estar y fue a la cocina.
Ella sacó algo con un crujido.

Luego, ella fue al dormitorio en el que ella dormía justo en ese momento.

Inclinó la cabeza hacia el colchón de clase alta y desenrolló las costuras de la tela, volviendo a la sala de estar con su contenido.

Lo que ella llevó fue polvo blanco y algodón de aspecto suave.

Maomao enrolló el algodón en una bola y agregó el polvo.

Ella acarició el contenedor de plata con él.

Gaoshun inclinó su cabeza, mirando de cerca.

"Bien."

Las huellas de polvo permanecieron en el contenedor.

"Estas son marcas táctiles de manos humanas".

Los dedos se llenan fácilmente de aceite y grasa y dejan marcas en los metales al contacto.

Era mucho más fácil de ver en la vajilla de plata severamente corrosiva.

Hubo un tiempo, en el pasado, donde su padre tiñó los contenedores que Maomao no podía tocar como prevención contra sus bromas.

Usando eso como referencia, fue sorprendentemente bien cuando ella lo intentó por capricho. Cuanto más finos sean los granos del polvo, más claramente podrás ver.

"Debes limpiarlo con un paño antes de usar utensilios plateados. No tiene sentido si hay manchas en él".

Había varias huellas dactilares en la vajilla.

Ella podría hacer muchas conjeturas sobre cómo se realizó según el tamaño y la ubicación de los dedos.

(Como pensé, incluso las marcas se pueden leer).

"El que sostuvo el contenedor ..."

Se dio cuenta de que había cometido un error al comenzar a hablar.
Eso no se le escapó a Gaoshun.

"¿Paso algo?"

"No."

No tiene sentido mantener mal un secreto.

No se pudo evitar que el truco de ayer se volviera inútil.

"Deberían ser cuatro personas en total, las que tocaron este contenedor".

Señaló las impresiones blancas, sin tocarlas con el dedo.

"Como tus dedos no tocaron los utensilios cuando lo pulimos, sería el que sirvió la sopa, el que puso la mesa, y la catadora de veneno de la Consorte Virtuosa, mas otra persona".

Gaoshun levantó su intrépida cara para mirar a Maomao.

"¿Por qué la catadora de veneno hizo eso?"

Si es posible, ella quería pasarlo pacíficamente.

Eso dependía del aspecto de este hombre reticente.

"Es sencillo."

Maomao dejó el contenedor.

Una expresión amarga recorrió su rostro.

"Acoso."

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y hasta aquí el capítulo. Espero lo hayan disfrutado. Mañana saldrá el de Takarakuyi. Después, tendrán que rezar para que la semana que viene haya uno de Last Boss Witch. Hasta la próxima.

4 comentarios: