sábado, 9 de junio de 2018

Kusuriya no Hitorigoto 19.

Buenos días a todos. Aquí les traigo el de Kusuriya, el tercer capítulo de la saga de "La Fiesta en el Jardín". Disfruten.

19.- Fiesta en el Jardín, 1ª parte




La Fiesta en el Jardín era un banquete celebrado en el patio central. Una alfombra carmesí estaba dispuesta en la gran glorieta. Las mesas largas se alinearon en dos filas, donde el asiento de honor se estableció al fondo.

El acuerdo fue que el Emperador se sentara en el asiento de honor, la Emperatriz viuda y el hermano menor del Emperador en ambos lados y la Noble Consorte y la Consorte Sabia en el lado este, y la Consorte Virtuosa y la Consorte pura en el lado oeste. Actualmente, con la muerte del príncipe heredero, el hermano menor del actual emperador de la misma madre era el primero en la línea de sucesión.
Sin embargo, pensó que estaban dispuestos de esta manera para comenzar una pelea. No se puede evitar que esto agite la hostilidad de las Cuatro Consortes.

Este hermano menor, a pesar de que su madre era la emperatriz viuda, vivía un estilo de vida oscuro.

Había todo tipo de especulaciones circulando sobre él. Algunos dicen que el emperador mima a su hermano menor, que era mucho más joven que él. Dicho de otra manera, estaba confinado en sus aposentos. O que la emperatriz viuda estaba siendo demasiado afectuosa con él, por lo que no se le permitió salir.

Bueno, no era algo que preocupara a Maomao.

Los platos salían pasado el mediodía. Ella ahora estaba disfrutando de acrobacias y actuaciones de baile.
Solo la doncella Honnyan acompañó a la consorte Gyokuyou. En la medida en que no fueron necesarias, las otras doncellas esperaban instrucciones detrás de la cortina.

La princesa viuda sacudía a la princesa. Su elegancia sutil y su belleza inmaculada no palidecían en comparación con las Cuatro Consortes que la rodeaban.

(Deben preparar más cobertura).

Aunque era una cortina, solo era lo suficientemente buena como sombra. No sirvió para evitar el flujo de aire frio.

Incluso Maomao y las otras que tenían calentadores de bolsillo pensaron que hacía frío. Debe ser insoportable para las otras consortes y sus doncellas.

Las otras doncellas de respaldo estaban temblando, algunas de ellas con los dedos agarrotados como las patas de las palomas, justo como pensaba. Ella pensó que en este momento sería un buen momento para ir al baño, pero puede ser que las sirvientas de las otras consortes no puedan ir desde su punto de vista.

Es preocupante que las criadas de las cuatro consortes deseen una guerra por poder para sus amos.

Las directoras, que tenían el deber de advertirles que no lo hicieran, estaban al lado de sus respectivas consortes. No había nadie para detenerlos.

En la actualidad, la imagen de la disputa era "el ejército de la Consorte Gyokuyou contra el ejército de la Consorte Rifa" y "el ejército de la Consorte Pura contra el ejército de la Consorte Virtuosa".
Por cierto, todo el ejército del campamento militar de la Consorte Gyokuyou era de cuatro personas, ni siquiera la mitad de las criadas del otro lado. Aunque fue algo desfavorable, Infa hizo su mejor esfuerzo.

"Hah, simples, ¿dices? ¿Eres estúpida? Lo que buscas en la doncella de una dama es alguien que sirva a su maestro fielmente, ¿verdad? ¿De qué sirve vestirse tan llamativamente?"

Parece que estaban teniendo una disputa sobre la ropa. La ropa de las doncellas del otro lado, aquellas que servían a la Consorte Rifa, eran de color azul, con un chal y mucha decoración. Mucho más llamativo en comparación con ellos.

"¿Qué estás diciendo? Tu maestro tendrá dificultades si te ves mal. Lo sabía. Solo pueden contratar a chicas de aspecto hogareño".

(Oye, parece que estoy siendo la hazmereir ante los ojos de todas.)

Maomao pensó en los asuntos de otras personas. No hace falta decir que la chica de aspecto hogareño no era otra que ella misma.

La dama de la corte que arrojó su baúl con orgullo fue una de las personas a las que Maomao se opuso antes. Aunque tenía una personalidad fuerte, carecía de las agallas para seguir adelante, y por cada detalle, solía decir "haz lo que dijo mi padre". Ella era demasiado ruidosa e intercambió insultos verbales. Cuando Maomao le dijo que "entonces, no le digas a la gente qué hacer y hazlo tú mismo", se asustó y no se acercó a ella.

(¿No entendió la broma del estilo de las prostitutas?)

Por lo menos, era algo que no estaba dirigido a una joven ignorante.

"Si hay cosas que no quieres ver, las guardas, ¿verdad? Es vergonzoso llevar a una mujer tan sencilla. Y hasta le diste un único accesorio de joya".

Parecía que ella había notado el asunto de Maomao por completo.

(Qué cosa más mala de decir, aunque estuvimos juntos durante dos meses).

Cuando vio que las otras dos doncellas frenaban a Infa, que estaba a punto de lanzarse a la violencia, pensó que ya era hora de calmarlas.

Maomao, de pie en las cercanías detrás de Infa y las demás, miró hacia las criadas vestidas de azul que se cubrían la nariz con las manos.

Una doncella, que entrecerró los ojos dubitativamente, al notar algo, susurró en los oídos de la doncella junto a ella.
Al igual que en el juego de los Susurros chinos, cuando el mensaje finalmente pasó a la última doncella, las criadas, intimidadas, levantaron dedos temblorosos, sus bocas se abrieron en un aturdimiento abrumado.

(¿Finalmente me notaron?)

Maomao hizo su sonrisa característica que parecía un lobo que atrapó a su presa a las doncellas.

"A, aa, aaaahh".

"¿Qué, qué pasa?"

Infa, quien no sabía que Maomao estaba sonriendo detrás de ella, dudaba de sus oponentes que de repente temblaron como pequeños animales.

"Ah, aaah. T, te dejaremos ganar esta vez. S-Se agradecida".

Al decir eso, escupió un comentario de despedida que no tenía sentido y se dirigió al otro lado de la cortina. A pesar de que había otros espacios libres, decidieron mudarse al lugar más alejado del grupo de Maomao.

Al ver a la estupefacta Infa y a las otras doncellas,

(Realmente se sintieron dolidas...)

Maomao pensó.

Infa se recuperó y se encontró con la mirada de Maomao,

"Dios mío, esas idiotas de antes. Lo siento. Te hace sentir desagradable. Aunque eres realmente así de linda".

La apologética Infa dijo.

"No te preocupes. Dejando eso de lado, ¿te gustaría reemplazar tu calentador de bolsillo?"

"No, todavía está caliente, está bien. En cualquier caso, ¿por qué de repente comenzaron a temblar así?"

"Quién sabe. Tal vez querían ir a buscar flores".

Maomao dijo descaradamente.

Por cierto, la actual Maomao tenía la apariencia de una joven que, además de ser una pieza de ajedrez desechable como una catadora de venenos después de ser vendida por sus padres, recibió dos meses de gran intimidación en el Palacio de Cristal. , y cayó en la desconfianza de los hombres crueles hasta el punto de profanar su propia cara.

Era preocupante que los delirios de Infa y sus otras compañeras fueran tan impresionante para su edad.

También estaba preocupada por la imagen de Jishin, que había chocado con Maomao, un personaje como una doncella celestial que se preocupa por una niña lastimosa.

No importa como lo mires, era una maravilla.

Por otro lado, otra guerra por poder continuaba.

Los números fueron siete contra siete.

Las primeras eran las doncellas de la Consorte Virtuosa, y las últimas eran las de la Consorte Pura.

"Ese lado también tiene una mala relación".

Infa dijo en serio.

"Sus edades son catorce y treinta y cinco. Aunque hay dos consortes, sus edades están lo suficientemente separadas como para ser madre e hija, y también chocan".

"la novicia es la Consorte Virtuosa, y la que lleva más tiempo como consorte es la Consorte Pura. Es decir, bueno. Hay mucho que decir".

Guien, la doncella tranquila, dijo.

"Eso es verdad. Y solían ser nueras y suegra".

Airan, la doncella alta, también asintió.

"¿La nuera y la suegra?"

Escuchó sobre algo que no parecía ser algo del Palacio Interior. Maomao inclinó la cabeza.

"De hecho, es un poco complejo".

Las dos tenían la relación del consorte del emperador anterior y la consorte del príncipe heredero.

Cuando el emperador anterior falleció, sus consortes se convirtieron en taoístas para observar el luto.
Sin embargo, al oponerse a eso, uno hizo la distinción de no haber servido al emperador anterior, diciendo que ella fue arrojada una vez de su vida terrenal, y ahora se casó con el hijo.

(La era del emperador anterior fue hace cinco años).

Esa vez, si fue una larga charla debido a la política o lo que sea, la Consorte Virtuoso que tenía 9 años. Se dijo que se convirtió en consorte a esa edad.

(No importa qué tipo de lujuria haya, eso no es algo que me guste escuchar).

Mientras recordaba al emperador con la hermosa barba, el comentario que escuchó le hizo descubrir la impactante verdad.

"Es imposible, ¿no? Que la suegra tuviera nueve años".

Airan le dijo algo que era difícil de creer.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y hasta aquí llegó el capítulo de hoy. Espero les haya gustado. La semana que viene más y mejor. Cualquier comentario, duda o crítica pueden dejarla aquí o en Facebook. Hasta la próxima.

4 comentarios: